LA IMPORTANCIA DEL CÓDIGO DE COMUNICACIÓN EN EL DÍA A DÍA CON TU PERRO

 

Seguro que ya sabes que para tener una convivencia sana y feliz con tu perro es necesario que os entendáis. Los perros, al igual que nosotros, son animales sociales que precisan comprender e informar de ciertas cosas unos a otros para poder convivir, mantener unido al grupo social y conseguir objetivos; algo básico para su supervivencia y equilibrio.

 20170208_183229

 

LA IMPORTANCIA DEL CÓDIGO DE COMUNICACIÓN EN EL DÍA A DÍA CON TU PERRO

Para mí es fundamental conocer y saber identificar (y actuar en consecuencia) las señales comunicativas que dan mis perros. Ignorarlas puede hacer que el vínculo entre nosotros se rompa, ya que es muy frustrante estar tratando de decirle algo a alguien y que no nos entiendan o no nos hagan caso. (De hecho, Paul Watzlawick, autor del libro “Teoría de la comunicación humana”, afirma que una de las más dañinas (a nivel psicológico) formas de la comunicación es la desconfirmación o ausencia de respuesta, ya que niega la existencia del otro, rompiendo el vínculo social y emocional) Tu perro confía en ti y te considera parte de su grupo social, por lo que necesitará “decirte” algunas cosas durante vuestro día a día y esperará tu reacción; es decir, que le devuelvas información, que le ayudes a resolver un problema, que le indiques si lo que hace está bien o mal…

En otras ocasiones castigamos esas señales (suele ocurrir mucho con el gruñido, que solo significa malestar o incomodidad, deseo de que una situación pare, pero la confundimos con intención de agredir) ¿Qué ocurre entonces? Que tu perro puede que entienda que no le haces caso y deje de comunicarse contigo, perderá la confianza en ti y dejarás de ser su referente. También puede que deje de emitir algunas señales y pase a la acción, como en el caso del gruñido, dejará de avisar y pasará a la agresión.

 

ES IMPOSIBLE NO COMUNICAR…*

Si te fijas bien, tu perro está prácticamente todo el tiempo diciéndote cosas (que quiere jugar, salir, que le prestes atención, que no se siente cómodo en alguna situación, que está alegre, que tiene miedo…) El conocimiento de estas señales me parece algo súper básico y de suma importancia, algo que cualquier persona que conviva con perros debería conocer. Existen algunos libros muy buenos que nos pueden ayudar a interpretar estas señales

Este tema es muy amplio y hablaremos de él en futuras ocasiones. Hoy me gustaría centrarme más en el código de comunicación, un “idioma” para que os entendáis y haga vuestra convivencia más fácil.

POR QUÉ UN CÓDIGO DE COMUNICACIÓN?

Entender y conocer las señales comunicativas de los perros, como ya he dicho, es muy importante; sin embargo, no creo que solo tengamos que quedarnos ahí, pues la comunicación debe ser bidireccional; no solo yo tengo que saber qué me quiere decir mi perro en cada momento, sino que además, yo también voy a necesitar decirle cosas, pedirle que haga algo, darle instrucciones sobre cómo debería actuar en un determinado momento… y él estará esperando un feedback por mi parte sobre lo que él trata de decirme.

Por eso creo que es crucial y necesario crear un “idioma propio”, un código de comunicación que nos permita entendernos en nuestro día a día.

Las personas que entrenan con sus perros, ya sea obediencia o cualquier tipo de disciplina deportiva, tienen una serie de palabras (denominadas en el lenguaje del adiestramiento “comandos”) que les sirven para informar a sus perros de cosas tales como “lo estás haciendo bien”, “hemos terminado”, “no sigas por ahí…”, “perfecto”… además de los comandos utilizados para pedir a los perros que realicen una cierta conducta (sienta, tumba, ven aquí…) Este código es muy útil también para personas y perros que conviven y no necesariamente realizan ninguna disciplina, de hecho creo que es igual de importante que el conocimiento de las señales comunicativas caninas.

Si bien es cierto que casi todo el mundo “le habla” a su perro, sí que observo que utilizan muchas palabras para expresar lo mismo, y además, en muchas ocasiones, no le han enseñado lo que significan estas palabras. (Aun así, los perros pueden conocer su significado debido a que asocian las situaciones en las que aparecen con la palabra en cuestión. A nosotros nos ocurre lo mismo cuando vamos a un país extranjero del que desconocemos la lengua: somos capaces de aprender ciertas palabras que se repiten en las mismas situaciones. Aunque no sepamos con exactitud el significado concreto, sí que podemos hacernos una idea muy aproximada del mismo).

Yo pienso que sería más eficaz y eficiente utilizar unas pocas palabras y enseñarle su significado al perro antes de utilizarlas para comunicarnos con él.

 

EL TONO EMOCIONAL DE LAS PALABRAS

Una de las ventajas de usar un código de comunicación oral es que podemos modular estas palabras con la voz, dándole diferentes tonos emocionales (que los perros son capaces de entender), por lo que las posibilidades de comunicación se multiplican y se facilita la comprensión a los perros de la información que les estamos dando. (Por eso no me gusta usar el clicker en vacío en los entrenamientos; es solo un “click” sin tono emocional ninguno, que solo transmite que la conducta se ha hecho bien, pero no da más información. ¿te imaginas que tu jefe te dijera un “muy bien” súper aséptico cuando evaluase tu trabajo? ¿o que tu familia, ante una cena que te has currado solo te dijera ·”está bueno”, sin entonación ninguna?¿Cómo te quedarías?)

El tono emocional usado forma parte de la prosodia (componente del lenguaje que mediante la modulación de las pausas, el tono y la intensidad de la voz aporta a cualquier frase o enunciado una figura tonal que le es propia). En este caso, la prosodia emocional,  se refiere a las variaciones de entonación que permiten la transmisión de emociones. Y en esto nuestros perros son unos expertos**. No solo es importante lo que digamos, sino cómo lo decimos. Una frase puede ser sincera o sarcástica solo con variar el tono emocional con que la pronunciemos. Esta información será muy válida para tu perro.

 

QUÉ PALABRAS INCLUIR EN NUESTRO CÓDIGO DE COMUNICACIÓN

Para mí es fundamental tener palabras que informen de las siguientes cosas (tú puedes usar las palabras que creas más convenientes, pero por favor, usa siempre las mismas):

  • Presta atención, ahora viene algo interesante para ti. Para ello, uso el nombre de mi perro. Intento tenerlo asociado a estímulos, situaciones y emociones positivas, nunca lo uso para regañar. Tono emocional medio-alto y positivo.
  • Sigue haciendo lo que estás haciendo; lo estás haciendo bien: puedes usar “bien”, “muy bien”… para indicar a tu perro que lo que hace es correcto: por ejemplo, al pedirle un sentado o cuando acude a tu llamada, o cuando se cruza con otro perro y lo saluda correctamente. Tono emocional medio y positivo.
  • Algo para decirle que lo que ha hecho ha estado realmente bien: lo uso en las situaciones en las que mi perro hace algo realmente genial. Yo le digo “perfe!!”, tú puedes usar cualquier otra (perfecto, súper, genial!!)
  • Una palabra para indicar que ya puede dejar de hacer lo que está haciendo (liberación): por ejemplo, para usar cuando pido un sentado al cruzar un semáforo y ya podemos reanudar la marcha, cuando hago una llamada, mi perro viene y puede marcharse de nuevo. (hale!, vale!, ya está!, venga!,…)
  • Una palabra que indique “deja de hacer lo que estás haciendo, no hagas eso, eso no se hace, no lo intentes que no…: yo uso aquí el NO. Pero NO LO USO CON UN TONO EMOCIONAL NEGATIVO, YA QUE NO ES MI OBJETIVO REPRENDER, sino informar. Escucho a muchas personas decirles “NO!!” a sus perros en un tono desagradable, en plan riña; pero realmente, el objetivo de este comando es informar al perro de que la opción que ha elegido no es la correcta. Este “no” informa al perro de que tiene que “dejar de hacer” lo que está haciendo o lo que pretende hacer. Si por ejemplo, voy por la calle y veo que mi perro tiene la intención de coger algo del suelo, le digo “no,no” y ya sabe que no debería coger lo que ha encontrado.
  • Mal! (reprimenda): solo lo uso cuando mi perro desobedece o hace algo QUE YA CONOCE QUE NO DEBERÍA HACER. Y lo pongo así en mayúsculas porque primero mi perro debe: 1) saber que lo que está haciendo no está bien, y 2) conocer cuál es la forma correcta de actuar y aún así no la ha elegido, ha decidido actuar de una forma inadecuada. No se trata de darle un grito al perro ni nada parecido. Yo lo comparo y suelo utilizar el ejemplo de cuando vivía con mi madre y no hacía la cama o llegaba más tarde de la hora permitida; mi madre empezaba a “soltarme la retahíla”: muy mal Noe, así no se hacen las cosas, sabes que eso no vale… antes de usarlo, informo primero con el “no” informativo, le digo a mi perro que deje de hacer, y (super importante) LE DEJO ELEGIR, ya que puede que no muestre la conducta deseada, pero que me sorprenda con otra igualmente válida; de ahí la importancia de permitir que elija. Normalmente, este mal, va seguido de “mal tío, mal, hay que ver que pasota que eres, ya sabes que eso no está bien…” y no tiene mayor consecuencia, NO VA SEGUIDO DE CASTIGO,  que quede claro. A los pocos segundos mi perro y yo estamos igual de bien que al principio y continuamos de buen rollo.

Aparte de estos comandos, que para mí son los básicos, tengo también otros para comenzar y acabar el juego, para indicar que vamos a trabajar olfato, calma…

 

PRIMERO ENSEÑAR, LUEGO USAR

Como ya he dicho al principio, estas palabras se enseñan, no se repiten mil veces esperando a que el perro las generalice, ni se piden sin que el perro sepa qué estamos diciendo, sino que se entrenan y luego se ponen en práctica. No hace falta entrenarlas mucho, con unos pocos ensayos en los que se simulan situaciones concretas, tu perro aprenderá su significado y os facilitará la vida un montón.

 

En los cursos de educación canina de SiempreconmiPERRO podréis aprender a enseñar este código y a usarlo con vuestro perro en vuestra vida cotidiana, facilitando la convivencia y afianzando el vínculo entre tu perro y tú.

Te apetece aprender? Escríbeme y cuéntame sobre tu perro y tú ¡!!

 

 

*Una de las premisas de la Teoría de la Comunicación Humana es que es imposible no comunicar, ya que, el hecho de no responder a un mensaje ya está comunicando nuestro deseo de no comunicar. Watzlawick.

**Estudio que revela que los perros son capaces de entender lo que les decimos y el tono emocional que usamos:

American Association for the Advancement of Science. (2016, August 29). Dogs understand both vocabulary and intonation of human speechScienceDaily. Retrieved September 19, 2017 from www.sciencedaily.com/releases/2016/08/160829192701.htm

En este blog de los amigos de Perruneando encontrarás la explicación en español:

http://www.perruneando.com/2016/09/01/puede-tu-perro-entender-que-estas-diciendo-y-como-lo-estas-diciendo/

 

BIBLIOGRAFÍA:

Watzlawick, P. (1971) 2009.  Teoría de la Comunicación Humana. Madrid, España. Herder.

López García, C. A. 2014. Tu perro piensa y te quiere. España. Dogalia.

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.