Cómo conseguir que tu perro esté calmado

 

Cómo conseguir que tu perro esté calmado

Quizás sea la asignatura pendiente en muchos hogares donde viven perros, pero no por ello el objetivo menos deseado: un perro tranquilo, que no tire de la correa y que no pierda los nervios ante otros perros, personas, coches, visitas, con quien puedas sentarte en una terraza, en el parque…

Muchas veces confundimos la calma con el estar dormido o cansado, pero no es así. Y también confundimos perros activos con perros reactivos, ya sea por miedo, ansiedad…

En palabras de Carlos Alfonso López (2014) “el estado de calma se caracteriza por emociones positivas, poco intensas y que no generan disposiciones para la acción, salvo aquellas conductas de pequeño calado realizadas para prolongar, estabilizar o intensificar dicho estado de calma, como pueda ser recolocarse en una posición cómoda” *. Todos los perros en algún momento están calmados, pero es necesario enseñarles a estarlo en determinadas situaciones, y eso se consigue entrenando y en la convivencia diaria.

Imagen019_1[1]

La calma, para mí, es uno de los objetivos prioritarios en la educación de todos los perros. Por encima de que sepa hacer un buen sentado o una buena llamada, la calma es necesaria tanto para su bienestar como para la convivencia contigo. A pesar de esto, la mayoría de personas, cuando incorporan un compañero canino a sus vidas, suelen olvidar este aspecto, y es muy probable que luego ocurran los problemas como por ejemplo salir a pasear tirando de la correa, conductas destructivas en casa, no saber relacionarse con el entorno, escaso autocontrol… Y MUY IMPORTANTE! un estado continuo de activación hará que tu perro acumule estrés, lo que le perjudicará a la hora de intentar calmarse, entre otros efectos negativos.

Para poder enseñar a tu perro a estar calmado, lo primero que tienes que hacer es proporcionarle un entorno de calma en su día a día, y eso empieza en la relación contigo y en los estados emocionales que refuerzas durante la convivencia. No significa salir a correr o dar caminatas interminables en busca del cansancio, sino potenciar un estado interno, emocional.

Te aconsejo seguir estos consejos para conseguirlo:

1.- HAZ DE TU CASA UN LUGAR ZEN.

ensoEnseña a tu perro a que estar en casa significa estar calmado. Para ello, no practiques actividades activantes dentro de casa, sino juegos que favorezcan la concentración relajada, como por ejemplo el Kong, ejercicios sencillos de olfato, masajes y caricias. También puedes entrenar comandos que tu perro conoce y que sabes que va a realizar correctamente para potenciar las emociones positivas.

2.- CREA SU PROPIO RETIRO ZEN DENTRO DEL TUYO.

originalDentro de casa puedes crear un espacio de calma para tu perro. Lo mejor es un transportín, abierto siempre, con su camita dentro. Respeta los momentos en los que tu perro está dentro, no lo molestes, es su lugar de retiro. Lo mejor de usar el transportín es que puedes llevártelo a otros lugares, por ejemplo, cuando viajas. De este modo, tu perro puede retirarse a “meditar” cada vez que lo necesite y no extrañará los lugares nuevos.

 

3.- EN LA CALLE ES DONDE ESTÁ LA ACCIÓN… PERO CONTROLADA

0ed8e52151fbf998f3b396464b479f9fReserva el mordedor, las carreras y los juegos más excitantes para las salidas a la calle. Aún así, no lo obsesiones con la pelota (en este post encontrarás cómo prevenir esa obsesión o cómo tratarla en el caso de que tu perro ya halla sucumbido al mundo pelotero), juega a juegos donde tú te incluyas, con un principio y un final.

 

4.- TRABAJA EL AUTOCONTROL.

20160723_104151El autocontrol es la capacidad de regular el propio comportamiento. Permite al perro responder ante situaciones emocionales intensas de una forma que le permita conseguir un objetivo adaptativo, como por ejemplo, permanecer sentado en el parque viendo a corredores pasar sin perseguirles. Gracias al autocontrol, tu perro puede posponer una acción que le apetece realizar si no es el momento adecuado o la acción no es socialmente aceptable o adaptativa.

Existen muchos ejercicios para potenciar el autocontrol, como el juego ordenado o ejercicios específicos.

 

5.- AYÚDALE A SUPERAR SUS MIEDOS.

miedoMuchos perros reaccionan con miedo ante ciertos estímulos, lo que, evidentemente, es incompatible con el estado de calma. Enseñar a tu perro a gestionar esos miedos y proporcionarle una correcta socialización es fundamental, pues de lo contrario estará siempre en estado de alerta.

Si tu perro pierde el control, intenta transmitirle calma, no le riñas ni lo increpes, la idea es que se contagie de tu estado emocional y no al revés.

6.- NO POTENCIES LA EXCITABILIDAD.

Seguro que no te has dado cuenta, pero a lo largo del día ocurren muchas ocasiones que excitan a tu perro y que tú haces que le exciten aún más. Por ejemplo, cuando vais a salir a la calle y empiezas a animar a tu perro diciéndole cosas como “venga Tobi, vamos a la calle!!” o “vamos a salir, venga, siii!!!” y cosas por el estilo. Tu perro, al verte coger la correa ya sabe que vais a salir, no lo excites más ya que saldrá de casa como un cohete y no es lo que buscamos!

20170208_183229Igual sucede cuando te salta de cachorro al llegar del trabajo y tú te alegras un montón porque piensas que te quiere mucho y se alegra de verte! Es cierto que se alegra, pero no hay que ponerlo como una moto. Acarícialo y salúdalo cuando esté tranquilo e intenta que las visitas lo hagan de la misma forma.

De igual manera, cuida el entorno donde vive tu perro para facilitarle la calma. Si le gusta salir al balcón a ladrar a todo el que pasa, mejor cierra la ventana y dale un juguete interactivo para que se entretenga y dale un buen paseo. Recuerdo un caso de una perra reactiva que se cargaba muchísimo al salir a la azotea y ver pasar a los gatos, a los que no paraba de ladrar. Cerrar el acceso a la azotea y proporcionarle estimulación mental contribuyó a un cambio considerable en su estado emocional.

7.- LOS PASEOS.

No me cansaré de repetirlo, pero un paseo tranquilo, donde tu perro pueda olfatear, ir suelto y descubrir lugares nuevos es la base del bienestar y la calma.

8.- NO TE PASES CON LOS ENTRENOS NI CON LA EXIGENCIA.

20170209_224044Entrena con tu perro de una forma divertida, que induzca emociones positivas en tí y en tu perro. prepárate una canción que te llene de energía para los momentos de frustración (un consejo muy bueno que escuche a Patricia Guerrero, de PAT educadora canina) y deja que tu perro se marche si está cansado de entrenar. Puede que tú disfrutes un montón entrenando con tu perro pero lo importante es que él lo haga también y tiene derecho a renunciar** si no está a gusto.

9.- EVITA CONFLICTOS INNECESARIOS.

Si a tu perro le busca rebuscar en la basura del cubo, no se lo pongas a su alcance; si flipa cavando en la arena, reserva un lugar en tu jardín para que lo haga; enseñale opciones correctas para no tener que estar siempre regañandole… evita en la medida de lo posible los conflictos, las riñas continuas, que rompen el vínculo y generan más estrés en tu perro.

10.- ESTIMULA SU OLFATO DE FORMA RELAJADA.

20171011_100559Al contrario de lo que se suele pensar, los perros disfrutan buscando, más que encontrando. Puedes dejar un rastro de queso en el suelo, o untar un quesito en una baldosa, dejar la mantita del gato de tu amiga en casa para que tu perro disfrute y se entretenga un rato olfateando. en la calle puede encontrar muchos rastros y no por ello encontrar la fuente de olor.

Deja que tu perro olfatee en los paseos, aunque se pase dos o tres minutos en el mismo sitio.

Si sigues estos consejos conseguirás, poco a poco, ayudar a tu perro a estar calmado. Y si necesitas ayuda, orientación o tienes dudas, deja un comentario a continuación y trataré de responder a tu duda lo antes posible.

vínculo*Tu perro piensa y te quiere (2014) Dogalia.

**Post de La Caja Verde (Educan) sobre el derecho de renuncia en los perros:

http://www.adiestramientoeducan.com/lacajaverde/el-derecho-de-renuncia

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.