La importancia de socializar (bien) a tu perro

La importancia de socializar (bien) a tu perro

Seguramente hayas escuchado alguna vez lo importante que es socializar a tu perro, pero igual no sabes por dónde empezar, o como ayudar a tu perro para que tenga una buena socialización… o no te suena el concepto.

Socializar a tu cachorro /perro es vital para que sea un perro adulto sin miedos y pueda vivir tranquilamente en nuestra sociedad. Muchos de los problemas de miedos y relación con el entorno ocurren porque nuestro perro no ha sido correctamente socializado. A veces tendemos a pensar que un perro ha sido maltratado debido a que tiene miedo de algunos estímulos, pero lo más probable es que su socialización haya sido deficiente, es decir, que no se haya habituado a los estímulos del entorno desde que era pequeño, como verás más adelante.

¿QUÉ ES SOCIALIZAR A MI PERRO Y POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Básicamente, socializar consiste en acostumbrar a tu perro a todo lo que se va a encontrar en su vida futura, tanto estímulos como situaciones (coches, perros, personas, viajar en metro, bajar unas escaleras mecánicas, ir al veterinario…) Como la escritora y entrenadora Pat Miller comenta: “El objetivo de la socialización del cachorro es darle al futuro perro adulto una visión optimista del mundo que le rodea”.

mi-perro-tiene-miedo-a-los-gatos

 

Hay quien diferencia entre socialización y sociabilidad. La primera haría referencia a las relaciones perro-perro y la segunda a las relaciones del perro con otras especies y el entorno. Sea como sea, y tomando una frase de Grisha Stewart*, ”la idea es enseñarle a tu perro que vive en un mundo que es seguro y predecible, y cómo afrontarlo cuando alguna de las dos cosas falla“. Aquí hablaremos de socialización para entendernos, abarcándolo todo.

 ¿Y por qué es importarte?

La socialización tiene mucho que ver con la salud emocional y social de tu perro (es decir, cómo afronta situaciones novedosas y/o estresantes y cómo se relaciona con otros seres vivos).

En la sociedad humana hay muchos estímulos para tu perro (sobre todo si vives en ambientes urbanos) y es necesario que se acostumbre a convivir con ellos, para que sepa cómo reaccionar de una forma social y emocionalmente adaptativa. Te hago aquí una lista para que te hagas una idea:

  • personas de todas las edades y aspectos.
  • perros y otros animales, como por ejemplo, los gatos.
  • superficies
  • escaleras
  • sitios estrechos
  • transportín y bozal
  • coches, motos, bicis, corredores (estímulos en movimiento con y sin ruido)
  • manipulación (higiene y exploración veterinaria)
  • cruzar la calle, semáforos…y todo lo que se te ocurra que pueda aparecer en vuestras vidas.

¿QUÉ OCURRE SI MI PERRO NO ESTÁ CORRECTAMENTE SOCIALIZADO?

Los cachorros que no han tenido una buena socialización a menudo presentan problemas de comportamiento o agresión más adelante. No se sienten a gusto en el mundo en el que viven y son menos hábiles para afrontar los cambios. Pueden mostrarse inseguros y tienen una gestión emocional y relacional poco adaptativa. Los estímulos nuevos pueden generar miedo difícil de gestionar y no se relacionan bien con sus congéneres, otras especies y personas desconocidas.

Esto ocurre porque deberíamos pensar más a largo plazo a la hora de educar a nuestro perro, ya que la convivencia dura muchos años y nuestra vida puede cambiar en cualquier momento. A lo mejor ahora mismo no tienes hijos, pero te lo planteas en el futuro, o vives en el campo, pero por un cambio de trabajo te tienes que marchar a la ciudad… o vives en una ciudad en la que no está permitido el acceso de perros al transporte público y de repente te mudas a Barcelona…si tu perro está acostumbrado a todos estos estímulos, le será más fácil adaptarse a los cambios que puedan venir. Me gusta mucho la frase de Pat Educadora Canina de “tener un perro todoterreno”, que sea capaz de gestionar todo tipo de situaciones.

presentarle a tu bebé a tu perro

Recuerdo a mi perra Julie, que vivió con mi familia en una época en la que nuestra residencia era un chalet a las afueras. Nunca tuvo contacto con la ciudad y de adulta era imposible llevarla al veterinario en coche ni mucho menos que paseara por la ciudad. Era el veterinario quien se trasladaba a nuestra casa.

LA SOCIALIZACIÓN DEL CACHORRO

En el desarrollo de tu perro hay un periodo que comprende desde la cuarta a la octava semana, llamado impronta, en la que el perro ya puede desplazarse y percibir estímulos del entorno, pero aún no ha desarrollado la neofobia (miedo a estímulos desconocidos), por lo que se relacionará de una forma libre y sin miedos con el entorno, otros animales y estímulos, aprendiéndolas normas y reglas acerca de como debe actuar. De este modo, cuando aparezca la neofobia, sabrá gestionar todo lo que ya se le haya presentado en la etapa anterior.

Si tienes un cachorro, la socialización debería ser tu principal objetivo en las semanas y meses que vienen, más que entrenarle un sentado o un tumbado; eso ya llegará. Aprovecha este periodo sensible tan crucial y deja lo demás de momento.

Solemos proteger en demasía a los cachorros durante el periodo de vacunaciones, donde se recomienda que no salgan a la calle hasta que tengan todas las vacunas puestas. Este periodo coincide justo con las semanas de socialización en el desarrollo. Creo que se deben evitar lugares donde haya otros perros adultos y cachorros, como los parques caninos, dejar a tu cachorro en el suelo de la calle, beber agua de lugares desconocidos…pero si lo llevas a casa de unos amigos, en espacios y ambientes controlados, a grupos seguros de cachorros, o lo paseas por la calle en brazos, dando paseos cortitos, podrás empezar a socializar a edades más tempranas, aprovechando el periodo sensible de socialización.

LA SOCIALIZACIÓN DE PERROS JÓVENES Y ADULTOS

20161122_160443

Siempre es saludable llevar a tu perro a entornos novedosos y seguir trabajando con él su respuesta a estímulos, por muy bien socializado que esté.

En los perros jóvenes va a aparecer la neofobia y, si han sido socializados correctamente de cachorros se enfrentarán a situaciones nuevas de una forma tranquila, aunque pueden aparecer miedos que antes no existían, por lo que deberás estar atent@ y enseñarle a gestionar esta nueva emoción, que es el miedo.

En perros adultos, sobre todo si tienen problemas de socialización, lo más seguro es que tengas que enseñarle a gestionar sus emociones y a relacionarse de una forma correcta. Aquí sería ya un trabajo de gestión emocional y/o relacional.

¿CÓMO SOCIALIZAR BIEN A MI PERRO?

Todo en su justa medida

El aprendizaje, en su versión fisiológica consiste en crear conexiones neuronales que hacen que los seres vivos seamos capaces de emitir respuestas cada vez más adaptativas, eficaces y eficientes ante el entorno. Para que esto ocurra, el cerebro precisa de tiempo. 20160530_155701Esto quiere decir que no podemos saturarlo exponiendo a nuestro perro de una forma excesiva a estímulos nuevos, no tienes que trabajar la socialización todos los días y a tiempo completo; los periodos de descanso son muy importantes (realmente se dice que durante los descansos es cuando se afianza el aprendizaje). No lleves a tu perro al aeropuerto todos los días, con dos-tres veces a la semana bastará; deja que descanse y gestione además el estrés que suponen las situaciones nuevas.

Tampoco es cuestión de que lo achuchen ni agobien, como se ve en la foto que he puesto aquí debajo, sino de que tenga experiencias positivas.

pareja-acariciando-un-un-perro_1304-545

Presta atención a sus señales y a que la experiencia sea positiva

Ten en cuenta en todo momento que la experiencia es positiva para tu perro, observa su lenguaje corporal, si muestra miedo, agobio, si quiere huir, ladra… son señales de que no está gestionando bien la situación.

Respeta su ritmo y no lo fuerces a interactuar si no quiere

Puedes animarlo a pasar por un lugar estrecho esparciendo premios por el suelo, pero nunca lo fuerces a pasar si él no está seguro. Dale tiempo y ármate de paciencia, está aprendiendo.

Sé un buen/a referente para tu perro

Muéstrate calmad@ y motiva a tu perro con tu voz, sin reñir no castigar, sino animando a tu perro para que no se sienta solo. Tampoco sobreprotejas, déjale explorar con tu supervisión, pero déjalo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.